¡Adiós, Lula! ¡Adiós, Dilma!

En Brasil continúa el escándalo de corrupción asociado al clan político del ex presidente Lula da Silva, el Partido de los Trabajadores y la corrupción Petrobrás. De hecho, Petrobrás es una clara evidencia de la ineficiencia de las empresas estatales y la prueba de la inevitable transformación del “negocio estatal” en una fuente de delincuencia y corrupción. El nombre de esta empresa se ha convertido, irónicamente, en una “mancha negra” para los presidentes de izquierda que han hecho un gran esfuerzo para la transformación de Petrobras en un alimentador privado o lavador de dinero de las autoridades. Bajo el régimen de Lula este conglomerado estatal floreció y la actual presidente Dilma Rousseff dirigió el Consejo de Administración. Hoy en día, los dos líderes, y además de ellos varias decenas de políticos corruptos, se enfrentan a una pena grave.

De hecho, las jugadas con Petrobrás son una larga tradición en la política brasileña, ya utilizada por el presidente Joao Goulart a los principios de los 60. Él llevó a cabo con bastante rapidez una serie de reformas que aumentaron su poder: por ejemplo, convertir a Brasil en una república con un super-poder presidencial, cortando las posibilidades del primer ministro. Comenzó una nacionalización a gran escala, restauró las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, restringió la circulación del capital. Luego vino la expropiación de refinerías de petróleo privadas a favor de las empresas públicas, de Petrobrás, similar a lo que ocurrió con Yukos en Rusia. Cuando la gente comenzó a salir a las calles para protestar, y las compañías se resistieron a la nacionalización, en este “juego” participaron las brigadas de paramilitares, que fueron financiados con fondos recibidos de Petrobrás. Goulart también trató de buscar apoyo en los suboficiales del ejército y marineros de la flota para disolver el ejército y oponerse a los simples militares de las clases más altas y aristocráticas. En 1964 se terminó en lágrimas por el presidente: los militares, entraron en una alianza con las estructuras empresariales y civiles de la oposición y lo derrocaron.

En el siglo XXI la situación ha cambiado muy poco. Durante la primera mitad de 2010 hubo muchos intentos comprometidos en acusar a Lula, pero no podían aceptarse porque su clan político era demasiado influyente, y los regímenes de izquierda del continente, demasiado fuertes. En el Foro de Sao Pablo (Congreso anual de izquierda latinoamericana, que toma decisiones importantes sobre la coordinación de los partidos de izquierda y los gobiernos) se reunieron los líderes de Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba, Uruguay, Brasil y más…Casi la totalidad de América Latina estaba bajo su control, y garantizaban un funcionamiento continuo de la red de corrupción transnacional, con apoyo a los leales con el petróleo venezolano o el gas boliviano y otros ítems y se les “cortaba” a los países de disenso. Por ejemplo, desactivan a Paraguay en el año 2012 por la suspensión de su pertenencia a los bloques de integración del MERCOSUR y UNASUR, debido a que el Gobierno de Paraguay destituyó al presidente de izquierda Fernando Lugo.

Sin embargo, tras una serie de derrotas de las fuerzas de izquierda en la región, y sobre todo, después de la victoria del bloque de oposición Cambiemos y Mauricio Macri en las elecciones presidenciales y el colapso absoluto de los Kirchner en Argentina (nunca he visto que un ex jefe de Estado haya sido negado prácticamente por todas las fuerzas, incluidos los partidarios peronistas, que un mes después de la caída de Kirchner, catalogaron al kirchnerismo como “traición a los ideales de Perón”), estas redes de corrupción comenzaron a fallar. La gente está cansada de los presidentes que reescriben la Constitución para postularse para un tercero y cuarto períodos, mientras están en funciones, tal como hizo Evo Morales. En Bolivia, el presidente no puede ejercer más de un período consecutivo; por lo tanto, Evo comenzó a reescribir la Constitución, añadiendo cada vez un año más de duración al mandato presidencial. Los acontecimientos recientes en Argentina, lo han asustado. Anunció el voto popular para un cuarto período de seis años por el “querido pueblo boliviano”. Los bolivianos expresaron su profunda desaprobación y votaron en contra. Las autoridades parecen haber “cocinado” ligeramente los resultados para aparentar que su fracaso no era tan alto, casi hasta el anuncio de los resultados la brecha era 34,64/ 65,36 y de repente se convirtió en un casi neutro 48.7 / 51.3%. Vamos bien. El régimen venezolano que hace pivotear a todos los más fuertes: la oposición ha recibido recientemente una mayoría parlamentaria, la inflación vuela y cada vez más gente está mostrando su descontento. En Perú las elecciones presidenciales serán en menos de un mes, y la candidata de derecha -Keiko Fujimori – sigue siendo la favorita. Desde hace varios meses su calificación tiene un margen dos veces superior al del siguiente candidato.

El colapso de la estructura continental que profesa la ideología denominada “Socialismo del siglo XXI” es inevitable. Después de la derrota de este bloque en Argentina y de que Venezuela termine de regalar petróleo a sus amigos, sólo se puede esperar que Brasil abandone el bloque. Brasil es un país con sus propias ambiciones regionales, buen toque táctico y posibilidades serias. Después de todo, el Brasil ha demostrado en repetidas ocasiones la capacidad de actuar inteligente y expansivamente, por ejemplo, durante el “giro a la derecha” de los 60-70s, el país trató de tomar el control de la tendencia derecha política: ella atrajo a su lado a Paraguay, donde imperaban las reglas de Alfredo Stroessner y a Bolivia, tomando parte de la desintegración de la izquierda. En los años 90s y los 2000, América Latina se ha convertido en la tendencia de izquierda más actual – y Brasil ha girado bruscamente hacia la izquierda, convirtiéndose en un poderoso centro regional de influencia y llegando a ser casi una dirección de izquierda y centro-izquierda del continente. Y ahora, al parecer, el viento del cambio ha llegado y la piedra angular de la red de izquierda latinoamericana, paralelamente sirve como puerta de entrada a la región por parte de Rusia y China. Y, después de haber decidido no cambiar el “destino histórico” de Brasil, el viento comenzó a soplar a través de las ventanas de la empresa Petrobrás.

En el contexto de las protestas a gran escala que sacudió el país durante seis meses, y la información sobre el intento de acusar a Dilma (que no tenía éxito), la noticia de la detención de Lula primero incluso de un modo perdido. Pero entonces, de repente, brilló algo…”Lula”, “detenido”, “interrogado”, “soborno”…Y en un momento se comienza a entender lo que está sucediendo y la escala fue casi un shock. ¡Este insumergible y mega popular presidente está detenido! “Y será interrogado” ¿Cómo puede suceder esto?

Finalmente resultó que es posible. Según la policía, hay información que indica la recepción de sobornos por parte del ex -presidente, provenientes de Petrobrás. Estos sobornos se efectuaron en dinero, bienes raíces y servicios. Petrobrás se ha convertido en un ministerio asombroso de la corrupción y la política negra. Las cantidades robadas se estiman en miles de millones de dólares. La policía también dijo que una parte del dinero robado fue enviado ilegalmente a las campañas electorales y los gastos del Partido de los Trabajadores.

¿Y qué pasará ahora?

En primer lugar, quedará fuera del gran escenario político el Partido de los Trabajadores. La opción más probable es que ocupen su espacio algunos partidos de derecha, porque en Brasil hay actualmente una solicitud muy fuerte de libre mercado, liberalización de la economía y terminación del gigantesco gasto gubernamental. Los países vecinos de derecha bromeaban diciendo: “Ludwig von Mises fue el autor más popular de Brasil”. En las protestas frente a Dilma comenzaron a aparecer los carteles, “¡Menos Venezuela, Más Argentina!”, llamando a seguir a los argentinos y votar por la derecha. Es posible que la situación política sea mucho más propicia para los negocios y probablemente el nuevo gobierno reduzca y optimice la enorme burocracia corrupta brasileña. Al menos, la actuación del gobierno de Mauricio Macri en Argentina es la siguiente: en la primera semana fueron despedidos miles de ociosos del Senado, los bancos estatales, el Ministerio de Cultura. Fueron despedidos cientos de miles de ñoquis. Si los brasileños van por el mismo camino, será muy bueno.

En segundo lugar, en política exterior, lo más probable es que se produzca una reorientación hacia el lado de los Estados Unidos. Yo misma soy reacia a la idea de una política exterior tan unilateral, por otra parte Estados Unidos no es el socio más fiable, pero Brasil siempre ha sido más o menos pro estadounidense. Brasil dejará de ser parte de los BRICS. Por cierto, he escrito varias veces sobre el tema y dije que el colapso de los BRICS debería comenzar con Brasil, porque es el eslabón más débil: este país tiene una fuerte tradición de democracia de la calle y “hombres libres civiles,” que no se ajusta a la normativa autoritaria represiva de China y Rusia. Es probable, que Brasil sea capaz de conducir la ola de la derecha en el continente y una vez más tomar la iniciativa, luego el argentino Mauricio Macri, la peruana Keiko Fujimori, el guatemalteco Jimmy Morales y muchos otros irán a nuevo Foro, el análogo de derecha del Foro de Sao Paulo.

Tras la izquierda brasileña destruyó los restos de la red socialista de la región, Bolivia, Nicaragua, Ecuador ya no pueden confiar en nadie. Cuba es probable que mute hacia la socialdemocracia, tratando de mantener su influencia y obtener el máximo beneficio del “deshielo americano”, ejecutado por el equipo de Obama. Muchos colombianos abrigan la esperanza de que el poder en el país volverá a Álvaro Uribe, en lugar del actual presidente Santos, que negocia con las FARC, tolera los ataques de izquierda y de mejorar las relaciones con Cuba y Venezuela (que está constantemente amenazando y ofendiendo a Colombia). Pero esto es menos probable – porque Uribe es un verdadero demócrata y constitucionalista, que muchas veces se negó a ir a un tercer mandato en violación de la ley fundamental. En la esfera de la economía será de gran interés para la Alianza del Pacífico – una unión económica de derecha joven y brillante en América Latina (Chile, Perú, Colombia, México) y sus métodos. En realidad, los argentinos han comenzado a mirar mucho esta alianza, y Macri ha dicho en repetidas ocasiones que es necesario ser más productivos y concretar la asociación con Chile. En esto fue apoyado por el ex presidente chileno Sebastián Piñera. Los brasileños, en vista de lo inservible de los proyectos de izquierda como el Mercosur (y las alianzas políticas más de izquierda, como el ALBA) se hizo evidente, estarán buscando nuevas oportunidades para la integración – esta vez en el campo político y económico de derecha.

¿Qué pasará si la izquierda en Brasil no se pliega? Sobre esta cuestión, no hay respuesta, porque no lo hará. La rueda de la historia de América Latina giró de nuevo, y ahora es nuestro tiempo.

Deja un comentario